RESISTENCIA A LA INSULINA: por qué es importante para adelgazar

La resistencia a la insulina es la diferencia entre comer lo que quieras y estar delgad@, y engordar sólo con mirar el escaparate de una pastelería, si APrendes a tenerla bajo control te espera el éxito.

La insulina es una hormona segregada por el páncreas que actúa como una llave que abre la cerradura de las puertas de las células del cuerpo para que la glucosa (azúcar en la sangre) pueda entrar y sea utilizada como energía.

 La insulina ayuda a la glucosa a entrar a las células del cuerpo.

La explicación de porque algunas personas comiendo de todo se mantienen delgadas y a otras  les cuesta reducir de peso, así pongan toda su atención en ello, es debido a la sensibilidad a la insulina.

Pues bien, hay personas a quienes la insulina ya no les hace el mismo efecto. Es como cuando trabajas en una perfumería y tienes que oler aromas todo el día. Llega un momento en que te acostumbras. Has perdido la sensibilidad. Te has vuelto resistente.

Resultado de imagen para resistencia a la insulina

Cuando el organismo deja de reaccionar a la acción de la insulina se conoce como resistencia a la insulina, o lo que es lo igual, una baja sensibilidad a la insulina. También es conocida como hiperinsulinemia o insulinorresistencia.

El resultado es catastrófico. El azúcar en la sangre sigue subiendo, y el páncreas, desesperado, sigue produciendo aún más insulina. Con el tiempo, cada vez hace falta más cantidad para que las células reaccionen, hasta que el sistema se rompe y el páncreas deja de producir suficiente insulina para bajar los niveles de azúcar. Eso es la diabetes.Imagen relacionada

Según cifras del Ministerio de Salud, en el Perú la diabetes afecta a 1 millón 400 mil personas mayores de 15 años, de los cuales la mitad desconoce su diagnóstico. La diabetes es actualmente la séptima causa de mortalidad en nuestro país.

¿Cómo saber si eres resistente a la insulina?

Resultado de imagen para como saber si eres resistente a la insulina

Tu médico puede hacer varios análisis de sangre espaciados en el tiempo para comprobar cómo tu cuerpo reacciona a la comida. Es un procedimiento largo y molesto. Pero hay señales de alarma. Si notas algunos de estos síntomas, puede que tengas resistencia a la insulina:

  • Te duermes después de comer comidas altas en carbohidratos, y vuelves a tener hambre una hora después
  • Te sientes a menudo mareado y te cuesta concentrarte
  • Tienes un alto porcentaje de grasa, tienes barriga cervecera si eres hombre
  • Te cuesta perder peso
  • En tus análisis tienes la glucosa y los triglicéridos altos
  • Tienes la presión arterial alta
  •  Aparición de manchas oscuras, gruesas y aterciopeladas en la piel (Acantosis pigmentaria o acantosis nigricans).
  • Otros factores del estilo de vida afectan la resistencia a la insulina, incluyendo:
    • Tabaquismo
    • Problemas de sueño
    • Edad avanzada
    • Uso de esteroides

¿Qué evitar si soy resistente a la insulina?

Resultado de imagen para ALIMENtos energeticos

Resultado de imagen para dulces

Es conveniente evitar los alimentos con alto índice glicémico y elevados en grasa. Así se recomienda reducir al mínimo la ingesta de:

  • Azúcar refinado o blanco.
  • Bollería, postres y dulces.
  • Chucherías.
  • Chocolate, a menos que sea libre de azúcar.
  • Mermeladas con azúcar añadido.
  • Harinas blancas o refinadas y cereales azucarados.
  • Patatas.
  • Todo tipo de jarabes y mieles.
  • Bebidas azucaradas y alcohol.
  • Frituras y comida chatarra.

¿Qué comer si soy resistente a la insulina?

Imagen relacionada

Es posible disfrutar de los alimentos de todos los grupos de alimentos incluso con resistencia a la insulina. Comprender qué alimentos aumentan el azúcar en la sangre y que apoyan la sensibilidad a la insulina es clave.

Los siguientes alimentos ayudan a apoyar la sensibilidad a la insulina:

  • Verduras no almidonadas, como brócoli y pimientos
  • Alimentos ricos en fibra, tales como vainitas y granos enteros
  • Alimentos ricos en proteínas, incluyendo carnes magras (libres de grasa), pescado y nueces
  • Alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, como el salmón, linaza, chia
  • Alimentos antioxidantes, tales como bayas
  • Camote, que tiene el IG más bajo que otras patatas
  • Agua, especialmente como sustituto de las bebidas endulzadas
  • Tés sin azúcar

En resumen, una dieta sana y equilibrada son la clave para mantener el cuerpo en óptimo estado de salud.

Resultado de imagen para vida saludable